La Divina Misericordia
El atributo más grande de DIOS.
La Divina Misericordia
Apóstol de la Misericordia
Propagación del Mensaje
Sobre la Oración
La Fiesta de la Misericordia
Mapa del Sitio
La Devoción a la Misericordia
Promesas de Nuestro Señor
Condiciones para alcanzar la Gracia
La Hora de la Misericordia
La Imagen de la Misericordia
El Culto a la Divina Misericordia
La Esencia de la Devoción
La Devoción a la Misericordia

 

  • Durante el retiro de octubre de 1936, Jesús le dio a Santa Faustina indicaciones explícitas sobre lo que constituye la verdadera devoción de la Divina Misericordia:

 
  • Tener devoción a la Divina Misericordia requiere de una total entrega a Dios como Misericordia. Es una decisión que comprende en confiar completamente en Él, en aceptar su Misericordia con acción de gracias y de ser misericordioso como Él es Misericordioso.
 
  • Sor Faustina en su Diario escribió: “Oh Dios mío, Amor mío, porque sé que en el momento de la muerte empezará mi misión” (#1729). Pues, así fue. Después de su muerte, el 5 de octubre de 1938, la devoción a la Divina Misericordia, aunque con muchas dificultades, se ha propagado por todo el mundo como “un incendio”. La confianza a la Divina Misericordia fue transmitida a los Estados Unidos por el rev. P. José Jarzebowski, de la Congregación de los Padres marianos de la Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María. El supo del Mensaje de la Divina Misericordia gracias al confesor de Sor Faustina, el Rev. P. Miguel Sopocko. Después de su milagrosa liberación de manos de los hitlerianos y los rusos, pasando por el Lejano Oriente, en 1941 vino a los Estados Unidos. El Rev. P. José animó a sus hermanos de la futura Provincia de San Estanislao Kostka, a propagar el Mensaje de la Divina Misericordia. En poco tiempo, la devoción a la Divina Misericordia llegó a México junto con el Rev. P. Jarzebowski.
 
  • Jesús le ordena a Sor Faustina hacer una novena, para que se conozca la Divina Misericordia: “Para que cada alma exalte Mi bondad. Deseo la confianza de Mis criaturas, invita a las almas a una gran confianza en Mi misericordia insondable. Que no tema acercarse a Mi el alma débil, pecadora y aunque tuviera mas pecados que granos de arena hay en la tierra, todo se hundirá en el abismo de Mi misericordia”. (Diario de Sor Faustina 1059).
 
  • Que me enseñó Jesús. Mientras rezaba la coronilla, de repente, oí una voz: “Oh, qué gracias más grandes concederé a las almas que recen esta coronilla; las entrañas de Mi misericordia se enternecen por quienes rezan esta coronilla. Anota estas palabras, hija Mía, habla al mundo de Mi misericordia para que toda la humanidad conozca la infinita misericordia Mía. Es una señal de los últimos tiempos, después de ella vendrá (230) el día de la justicia. Todavía queda tiempo, que recurran, pues, a la Fuente de Mi Misericordia, se beneficien de la Sangre y del Agua que brotó para ellos. (Diario de Sor Faustina 848).
 
  • “Hija mía, haz lo que esté en tu poder para difundir la devoción a Mi misericordia. Yo supliré lo que te falta. Dile a la humanidad doliente que se abrace a Mi Corazón misericordioso y Yo la llenaré de paz.” (Diario de Sor Faustina 1074).
 
  • “A las almas que propagan la devoción a Mi misericordia, las protejo durante toda su vida” (Diario de Sor Faustina 1074).
 
  • Hoy el Señor me dijo: Escribe, “hija Mía, estas palabras: Todas las almas que adoren Mi misericordia y propaguen la devoción invitando a otras almas a confiar en Mi misericordia no experimentarán terror en la hora de la muerte. Mi misericordia las protegerá en ese último combate….” (Diario de Sor Faustina 1540).
  • El Padre Rózycki distingue cinco formas de la devoción a la Divina Misericordia.

 

 

 

 

 

La Divina MisericordiaApóstol de la MisericordiaPropagación del MensajeSobre la OraciónLa Fiesta de la MisericordiaMapa del Sitio