La Divina Misericordia
El atributo más grande de DIOS.
La Divina Misericordia
Apóstol de la Misericordia
Propagación del Mensaje
Sobre la Oración
La Fiesta de la Misericordia
Mapa del Sitio
Indulgencia Plenaria
Decreto sobre las Indulgencias
Ultimo Mensaje de Juan Pablo II
Carta Enciclica Dives in Misericordia
La Confesión
La Eucaristía
Santuarios de la Divina Misericordia
Mensaje de Jesús Mensaje de Jesús
Beatificación Juan Pablo II Beatificación de Juan Pablo II
La Eucaristía

 

La Eucaristía es la fuente de la Divina Misericordia.
“Deseo conceder el perdón total a las almas que se acerquen a la confesión y reciban la Santa Comunión el día de la Fiesta de Mi Misericordia." (Diario Sor Faustina, 1109).
“El momento más solemne de mi vida es cuando recibo la Santa Comunión. Anhelo cada Santa Comunión y agradezco a la Santísima Trinidad por cada Santa Comunión.” (Diario Sor Faustina, 1804).
“Durante la Santa Misa vi a Jesús pequeñito, en un cáliz y me dijo: Vivo en tu corazón tal y como Me ves en este cáliz.” (Diario Sor Faustina, 1820).
Oh Hostia Viva, mi única Fortaleza, Fuente de Amor y de Misericordia, abrazo al mundo entero, fortifica a las almas débiles. Oh, bendito sea el instante y el momento en que Jesús [nos] dejó su misericordiosisimo Corazón. (Diario Sor Faustina,  223).
“Hoy he estado solamente en la Santa Comunión y un poco más en la Santa Misa. Toda mi fuerza está en Ti, Pan vivo. Me sería difícil vivir un día sin recibir la Santa Comunión. Él es mi escudo; sin Ti, Jesús, no sé vivir.” (Diario Sor Faustina,  814).
“Vivo este tiempo con la Santísima Virgen y me preparo a este solemne momento de la venida de Jesús. La Santísima Virgen me enseña sobre la vida interior del alma con Jesús, especialmente en la Santa Comunión. Solamente en la eternidad conoceremos qué gran misterio realiza en nosotros la Santa Comunión. ¡Oh los momentos más preciosos de mi vida!.” (Diario Sor Faustina,  840).
“ + Me veo tan débil que si no tuviera la Santa Comunión, caería continuamente; una sola cosa me sostiene y es la Santa Comunión. De ella tomo fuerza, en ella está mi fortaleza. Temo la vida si algún día no recibo la Santa Comunión. Tengo miedo de mi misma. Jesús oculto en la Hostia es todo para mí. Del tabernáculo tomo fuerza, poder, valor, luz; es aquí donde busco alivio en los momentos de tormento. No sabría cómo glorificar a Dios si no tuviera la Eucaristía en mi corazón. (Diario Sor Faustina,  1037).
La Divina MisericordiaApóstol de la MisericordiaPropagación del MensajeSobre la OraciónLa Fiesta de la MisericordiaMapa del Sitio